EventosLuis GarcíaPintura

Cursillo pintura de un busto con óleos

Preliminares

El pasado fin de semana del 6 y 7 de junio hemos podido disfrutar en Alabarda de la experiencia de Gustavo Gil con los óleos aplicados al mundo de la miniatura.

Hay que hacer una aclaración antes de continuar y es que si bien puedes pintar figuras de cualquier escala con óleos, Gustavo nos recomienda hacerlo sólo a partir de escalas o elementos grandes, o bien directamente sobre bustos. El motivo principal para esto es que en escalas pequeñas el resultado quedaría menos definido, más emborronado, ya que con este medio (óleos), se trabaja arrastrando pintura, difuminando los colores y degradando los tonos.

En está ocasión cada uno de los asistentes llevamos un busto a nuestra elección para poder practicar las enseñanzas de nuestro profesor en el fin de semana.

El Curso

Lo primero que debemos hacer es seguir las mismas pautas que con una figura que fuéramos a pintar con otro medio. A saber: fijación, limpieza e imprimación. Muy importantes este último concepto, ya que con el óleo la imprimación debe ser siempre gris claro o directamente blanco, pero nunca colores oscuros o negro, ya que el acrílico que apliquemos al principio absorberá el óleo aplicado posteriormente y tras su secado.

Tras la imprimación haremos un boceto con colores acrílicos acercándonos al tono posterior que aplicaremos a óleo. Es decir, si vamos a pintar una cara con óleo, primero deberemos pintar una base y algunas luces y sombras en acrílicos, evidentemente, sin preocuparnos de que la realización sea muy buena, pero dejando un boceto de las distintas capas en su lugar correspondiente. Haremos lo mismo si por ejemplo, vamos a pintar una prenda roja: ligero boceto de base, luces y sombras en acrílico.

Tras haber secado la aplicación de acrílico anterior podremos comenzar a pintar con óleos. Para ello lo mejor es preparar en la paleta varias mezclas con tonos bases, luces y sombras e incluso algunos tonos más que queramos aplicar. Aquí ya entra el juego nuestra faceta más artística y el resultado que queramos conseguir, ya que las combinaciones son infinitas y dependerán de la cantidad de pigmento que añadamos a cada mezcla el conseguir un resultado u otro.

Pinceles

Usaremos pinceles Windsor & Newton de punta redonda con números 0 y 1 para aplicar la pintura. Para fundir usaremos pinceles planos (generalmente aunque en ocasiones será recomendable usar redondos), de cerdas muy suaves con números parecidos a los anteriores. Si la superficie es más grande podremos usar otra numeración mayor. Siempre para fundir usaremos los pinceles secos, sin mojar en ningún tipo de diluyente. Siempre fundiremos desde la luz hacia la sombra. Tendremos que limpiar y secar muy bien los pinceles entre aplicación y aplicación, de forma que no podamos “contaminar” lo pintado.

De igual modo deberemos tener preparados dos cuencos o tarros: uno con White Spirit bueno, de marca, que es el que usaremos para mezclar  y otro con aguarrás o similar más barato, simplemente para limpiar.

En la foto podemos ver dos botes de distintas marcas de White Spirit del que usaríamos como diluyente y en la siguiente un bote, con más cantidad, del producto que podríamos usar como limpiador de pincel entre aplicación y aplicación de pintura. Ambos productos son odorless, es decir, sin el olor tan fuerte y característico que suele tener este producto.

La Pintura. Primera fase

La primera capa de óleos la daremos mezclando pintura con White Spirit. La textura de la mezcla de pintura que consigamos debe tener una consistencia parecida a la del acrílico, de forma que sea fácil el fundirla con colores aledaños.

Poco a poco vamos depositando pintura en la parte de la figura que queramos: el color base donde corresponda, e igualmente con las sombras y las luces, y con otro pincel distinto al que hemos usado para aplicar la pintura y además que esté seco, vamos fundiendo los colores. Siempre desde la luz hacia la sombra, para no “contaminar” el color más claro. Posteriormente podremos depositar tonos medios e ir fundiendo entre sí los colores como hemos hecho anteriormente.

La Pintura. Segunda fase

Acometeremos una segunda fase de pintura una vez seca esta primera capa, para lo cual deberemos dejar pasar al menos 24 horas. Para acelerar el proceso de secado podemos usar un horno convencional durante 15´aproximadamente y a una temperatura que variará entre 50º ó 60º.

En esta segunda capa, y buscando una menor disgregación del color, en lugar de usar como diluyente únicamente White Spirit, usaremos éste con una aportación de Aceite de Lino o Linaza, en una correspondencia aproximada de 60%-40%. El de la foto es un buen ejemplo.

En esta fase lo que hacemos es reafirmar lo hecho en la fase anterior, siguiendo fundiendo colores y, por decirlo de alguna forma, yendo más allá, metiendo sombras más profundas y luces más altas.

Para seguir trabajando con los óleos, deberemos esperar siempre a que las distintas fases hayan secado correctamente, evitando así el riesgo de que se pueda levantar el trabajo anterior.

En una siguiente fase, podremos empezar a trabajar mediante veladuras, de forma que demos vida a labios, carrillos, sienes, etc…

 

Paletas de Colores

Para una mejor comprensión del color, y aun sabiendo que existen actualmente tubos que pueden darnos el color casi exacto, lo ideal es hacer nuestras propias mezclas para, además, dotar de un color único a nuestra figura.

Para facilitar la comprensión de cómo interactúan los colores vamos a partir de una paleta bastante básica de colores primarios, es decir, rojos, amarillos y azules.

  • Rojos: Rojo Cadmio Claro o Medio
  • Amarillos: Amarillo Cadmio Medio, Ocre amarillo o Amarillo Nápoles
  • Azules: Azul Turquesa, Ultramar o Cobalto
  • A estos colores habrá que sumar Blanco Titanio, Negro Marfil y pueden ser interesantes por la riqueza cromática que aportan, los colores Carmín de Garanza o Carmesí Alizarina.

Color carne

B=Ocre amarillo + Rojo (1 punta) + Azul ultramar Oscuro (1 p.) + Amarillo Nápoles

Lo ideal es ir mezclando y aportando pequeñas cantidades hasta que consigamos un color creíble. Deberemos preparar en nuestra paleta diversas mezclas tanto de color base como más claras y más oscuras. El tenerlas preparadas nos facilitará su aplicación y posterior fundido sobre la figura.

 

Color blanco

B=Amarillo Nápoles + Sombra Natural + Blanco + (Opcional) Amarillo, negro

 

Color negro

B=Negro + Blanco + Sombra Tostada + Sombra Natural

Con la mezcla entre blanco y negro obtendremos gris más o menos oscuro dependiendo de la cantidad aportada de cada color. Para dotar de calidez a la mezcla iremos aportando cantidades de los otros colores que figuran en la mezcla.

Luis Garcia

Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *