Antonio MeseguerGaleríaHistoriaMiembrosModeladoPintura

Voluntario porta banderín División Azul. Uniforme de marcha 1941

El 22 de Junio de 1941 las tropas alemanas invaden territorio de la Unión Sovietica (por aquel entonces aliado de Alemania y testigo indiferente de todo lo que ocurría en Europa) comenzando así la operación Barbaroja y el rápido avance por territorio ruso.

La noticia llegó a España inmediatamente y a través de los medios de comunicación falangistas y del propio Serrano Suñer (Jefe de Falange en ese momento) se propuso formar algún tipo de unidad que combatiese junto al ejército alemán en esta campaña.  Desde ese mismo momento las manifestaciones populares de apoyo a este envío de soldados fueron intensas en todo el territorio nacional. El final de la Guerra Civil estaba todavía muy reciente y se veía como una autentica cruzada anticomunista, que también fue la forma en que la Alemania nazi presentó en todo el mundo la invasión a la URSS. “Rusia es culpable”, fue el grito que de forma incesante sonó en las calles de España.

Casi inmediatamente, surgieron también las tensiones entre los distintos sectores en el gobierno , falangistas y militares, reacios estos últimos a que España participara en esta guerra, pero al final se impuso la idea de enviar tropas para poder así participar en un futuro reparto internacional junto a las victoriosas tropas alemanas.

Evidentemente el General Franco sabía que España no podía participar en ninguna otra guerra dada la situación económica del país, por lo que se impuso la opción de que la unidad que se creara fuese formada únicamente por voluntarios y exclusivamente para combatir el comunismo en la Unión Soviética.  Se integraría como una división más dentro del organigrama alemán.

El General Varela, reacio al apoyo hacia la Alemania de Hitler impuso como Ministro de Guerra que todos los suboficiales, oficiales y jefes fuesen militares profesionales y sólo la tropa estaría formada por voluntarios.  La División podía empezar su funcionamiento con el nombre oficial de DIVISION ESPAÑOLA DE VOLUNTARIOS, aunque casi desde el primer momento fue conocida como DIVISION AZUL.

Con esta base se comenzó el día 26 de Junio en toda España el proceso de reclutamiento del cual Falange se encargó de coordinar en todas las provincias. Al poco tiempo de abrirse este ya se habían cubierto el contingente necesario de 18.000 hombres. Muchos miles más se tuvieron que contentar con formar parte de una lista de espera. Respecto a estos hombres que se alistaron como voluntarios, para la inmensa mayoría, las motivaciones ideológicas eran la única razón de su decisión, siendo en su mayor parte afiliados a Falange o de ideas conservadoras, no faltando, aunque en proporción muy baja, los que se consideraban monárquicos o carlistas. La gran mayoría eran estudiantes universitarios, con mucha proporción de empleados de empresas publicas y privadas.

Por su parte, el Ejército también había cubierto a base de voluntarios la parte correspondiente de oficiales. En el caso de los militares profesionales los motivos para querer combatir en Rusia fueron más amplios que los de la tropa, la parte ideológica era importante, pero no mayoritaria, el ascenso rápido, el formar parte de un ejército idolatrado como el alemán, la experiencia que daría el combate…. fueron fuertes motivaciones para estos oficiales.

El 13 de Julio de 1941empezaron a salir los primeros contingentes de voluntarios en dirección a Alemania. Destacar que todo el trayecto se hizo en tren mientras la División Azul existió,  cruzando varios países hasta llegar a Grafenwor, su destino en Alemania.

Esta figura, la primera de una Serie dedicada a la División Azul, comienza como no podía ser de otra manera, con uno de esos voluntarios, con el uniforme de marcha y portando uno de los banderines que se confeccionaron para las distintas unidades que se formaron.

La escasez de equipo y uniformes y la premura en la formación y partida de la División, hizo que los voluntarios tuviesen que recibir todo tipo de prendas disponibles, aunque lo más habitual fue el uso de la guerrera verde caqui, todavía del modelo establecido en 1926 con unos pantalones de tono garbanzo. Estos uniformes en parte provenían del stock usado por las tropas republicanas. Como elemento unificador a todos, la boina roja. Los voluntarios falangistas resaltaron más su condición sacando el cuello de la camisa azul por fuera de la guerrera y portando todo tipo de medallas conseguidas en la guerra así como simbología del partido.

Destacar también que aún a pesar de llevar cartucheras de munición, todos los divisionarios que partieron hacia Alemania lo hicieron desarmados, tan sólo algunos oficiales portaron armas cortas.

La figura, en 54mm. está modelada a partir de un armazón de alambre de cobre usando masilla epoxidica Epofer. Como es habitual se sigue el proceso de formar sobre el armazón una musculatura básica con la pose deseada. El proceso de modelado no presentó mayor problema, siendo la confección del banderín y el modelado de la inscripción del anverso el que mayor tiempo y paciencia consumió.

No hay ninguna receta mágica en este aspecto, sólo armarse de paciencia y con aplicaciones mínimas de masilla recién mezclada formar una a una las letras de la inscripción y el modelado del águila, vigilando en todo momento no salirse del tamaño y que quede simétrico. Igualmente se hizo a continuación el emblema de falange en el reverso de este banderín.

Por ultimo, la moharra, muy característica, tiene también la forma de un yugo y flechas que de nuevo, hay que intentar reproducir lo más fielmente posible dentro de la escala.

Poco a poco esta Serie se irá ampliando con nuevas figuras en el que el uniforme alemán será el protagonista, pero siempre con el toque español que hace que los miembros de la División Azul sean identificables en cualquier fotografía de la época.

De nuevo dar las gracias a los miembros de la Asociación Alabarda de la que formo parte por su confianza y apoyo y especialmente a Francisco Javier Ruiz, su presidente sin el que nada de esto sería posible.

* Pintura de la figura por Juan Francisco Estévez Piriz

 Antonio Meseguer

Tags
Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *