GaleríaMiembrosPinturaRobert Ramírez

79 Rgt. Cameron Highlander

En esta ocasión he acometido un trabajo de pintura sobre una modificación de una figura original de Romeo Models; dicha transformación ha corrido a cargo de Antonio Zapatero. Y desde estas líneas, quiero aclarar que es un encargo privado de un coleccionista, sobre un trabajo que en su día hicieron el maravilloso tándem, Maurizio Bruno/Danilo Cartacci. No ha habido intención de copia o plagio, simplemente hacer un trabajo entre amigos para una colección privada.

Transformación sobre un figura comercial de Romeo Models, en base a una idea original de M. Bruno

Quiero centrar estas líneas, no en el desarrollo de mezclas de pintura, aplicaciones o técnicas de pintura, aparte de que no tengo nada nuevo que aportar de cómo se realiza en la normalidad, sino en un reto personal y de superación sobre un error que cometí en la pintura del tartán, y que me supuso tener que recomponer toda mi presencia de ánimo al tener que pintarlo dos veces.

Bien, todo el proceso discurrió de manera habitual, la única novedad al respecto es en el tratamiento del rojo inglés, al que a la mezcla normal de pintura acrílica tradicional, añadí para las luces finales Rojo Fluor de la marca Scale75 siguiendo los pasos del gran David Hernanz que en su día hizo algo similar y quería probar esa experiencia. El trabajar con esta pintura, me ha parecido sencillo a la par que muy divertida y sorprendente, en las luces finales he añadido este color y aunque a la hora de mezclarlo parece que todo va a ser muy «fosforito» en las primeras aplicaciones me di cuenta que se comportaba como una pintura normal, solo que añadía una intensidad muy alta al rojo, dando como resultado un color muy llamativo pero sin ser fluorescente. En las luces puntuales aplique el color casi directo del bote, lo que supuso unos puntos finales de luz muy luminosos sin desvirtuar el color rojo final. También he de comentar que la pintura es muy mate y que al secar no pierde su color ni su intensidad.

La bolsa de costado, la he pintado en un  tono lona sucio , imitando una pequeña textura de tela fuerte, mediante pequeños trazos y puntitos, rematando con lavados de colores marrones y ocres, para simular algo de suciedad.

La cartuchera la pinte fundiendo en fresco los diferentes tonos, sin ser demasiado cuidadoso con los trazos de pincel, alternando pinceladas más o menos aleatorias. Rematando con un perfilado en los bordes simulando el desgaste en estas zonas de mayor uso y roce.

Vamos ya al tema del tartán, que es donde está la miga. No soy mucho de pintar escoceses y es que aunque me encanta la temática y época, he de reconocer que me da mucha pereza ponerme a pintar tartanes (algo parecido me pasa con los Napoleónicos) y más en esta escala que ya requiere ser más suave y  limpio en su ejecución.

Después de consultar documentación, tanto en libros como en Internet y valorar qué diseño quería pintar en el tartán me decanté por el 79 Rgto Cameron Hihglander. Que es básicamente un Black Watch de base, con algunas variaciones por época y regimiento.

El planteamiento que me hago cuando acometo un tartán es imaginármelos por capas separadas, es decir, pintar la base con sus luces y sombras e ir superponiendo capas que a la vez serán las del propio diseño, empezando por las franjas más grandes, hasta llegar a las líneas más finas. También aplico el esquema de luces y sombras en las primeras franjas y cuadros de intersección, para que todo tenga sentido, se integren con la base y resulte un efecto de unificación en su conjunto, tal y como vemos una prenda real.

Pues bien, con todo esto en la cabeza me puse manos a la obra y justo cuando había terminado todo el proceso, que tardé unas 2 semanas (si lo contara todos los días, unas 4 horas por sesión), al publicar las fotos en Facebook, Danilo Cartacci me escribió para comentarme que había cometido un error y que había pintado un tartán erróneo, tanto en color como en forma y tamaño del ajedrezado.

Comparativa entre los dos tartanes, en el que se pueden apreciar las diferencias de color y forma entre el tartán erróneo (izquierdo) y el correcto (derecho)

Con todo esto que hemos vivido del Covid19, más las famosísimas Fases, me vino a la cabeza las Fases de Aceptación de un trauma, enfermedad o duelo. Parece un poco metafísico, pero así me lo planteé, intentaré explicar estas fases en lo que me ocurrió con la figura, adaptándolas al modelismo, que es mucho menos grave que otras cosas…..

Fase 1 – Negación

Al principio no lo podía creer y no por no asumir el error (que existía), sino por la forma en que iba a abordar como solucionarlo. En un primer momento pensé en dejarla abandonada y ya lo solucionaría algún día (cosa que conociéndome, no iba a ocurrir nunca). No entendía en quée momento había perdido la percepción de conjunto del trabajo a seguir.

Fase 2  – Ira

Según iban avanzando los días, las visitas a la vitrina, las aperturas de la misma, los ratos observando el error iban aumentando a la par que las ganas de tirar la toalla (por no decir, tirar la figura…). No quería decapar la figurar y empezar de nuevo, no encontraba la forma de cómo arreglarlo sin borrarlo todo, solo la volvía a guardar, para ver si en el tiempo que transcurría hasta la próxima vista, se había arreglado sola, iluso…lo único que cambiaba era el cabreo que iba a más, jeje.

Fase 3  –  Negociación

Bien, una vez superada la Fase 2, lo que ocurrió a las 2 semanas de no tocar un pincel, ni querer saber nada de figuras, decidí que era hora de afrontar lo ocurrido y buscar la solución. Quiero agradecer desde estas líneas la ayuda que amablemente Danilo Cartacci me brindó a la hora de explicarme el proceso, aportando documentación y valiosos consejos de como pintar el tartán de forma correcta. De este modo y ya con tiempo por delante (por la cuarentena del maldito Covid19) encontré la forma de solucionar el error, que no era otra, que volver a dar una capa base, tapar el primer resultado y empezar de nuevo.

Fase 4  – Depresión

Imagino que a todos nos habrá pasado y que no será la última, pero a mí en muy raras ocasiones me ha ocurrido, siempre he solucionado los errores arreglando lo que había o como mucho utilizando lo pintado de base para por medio de retoques arreglar un poco el desaguisado (cosa que siempre ha salido mal, y en el fondo de las vitrinas o la basura están los resultados, jeje). Pues bien, después de todo el trabajo anterior, apliqué una nueva capa base para cubrirlo todo. Ver cómo va desapareciendo todo el trabajo anterior bajo esta nueva capa os aseguro que me produjo grandes dosis de angustia y tristeza, añadiendo la inseguridad e incertidumbre de que si en la siguiente oportunidad quedaría bien, pero ya no había marcha atrás, así que ese día solo apliqué la nueva base, primeras luces y sombras y me fui a dormir.

Fase 5 Aceptación

Pues como ya no quedaba otra que aceptarlo y coger el toro por los cuernos, una vez dada la nueva capa base, con sus luces y sombras. Volví a pintarme todo un nuevo tartán, con sus colores y tamaños adecuados en otras largas 2 semanas….., no sin asomar fases anteriores, pero siempre teniendo en cuenta que las cosas bien hechas, bien resultan y de este modo pues llegué al final del proceso, cuestión que celebré ampliamente como un pequeño triunfo, de tesón, paciencia y mucha cabezonería de arreglar lo estropeado, pero lo pase mal.

 

p

El terreno lo he hecho, siguiendo los consejos y un paso a paso que realizó David Hernanz en Facebook, jugando con zonas de mayor vegetación, hierba baja, piedras y barro.

La piedras y terreno está pintado con acrílicos, añadiendo diferentes tonos de marrones y verdes con óleos. Este tipo de pintura es muy versátil y agradecida de trabajar ya que puedes ir fundiendo o retirando el exceso con un poco de White Spirit hasta lograr el efecto deseado sin las prisas de secado más rápido que tienen los acrílicos.

Quiero dedicar este articulo a los fallecidos, amigos y familiares afectados por Covid-19 y en especial a todas las personas y responsables que han luchado en primera línea contra esta fatal pandemia, con especial mención a la totalidad de los sanitarios de nuestro país. Gracias

Robert Ramírez

Tags
Show More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *