MiembrosPinturaVicente Vallejo

Cursillo de óleos con Dmitry Fesechko

Antes de dar detalles, me gustaría decir que el curso independientemente del contenido o la figura estuvo muy bien por el ambiente que hubo. Gente muy maja y agradable con las que da gusto estar y sobre todo, colaborativa. Entre todos, cada uno aportó su granito de arena, ya sea recopilando fotos, vídeos, conocimiento o traducción sobre algunas cosas que a Dimitry o a nosotros se nos escapaba.

Por ello un saludo a Dimitry por haber compartido su tiempo y al resto de compañeros, Ilya, Oscar, Mario y Rodrigo.

El curso empezó con muchas ganas y entusiasmados, todos con sus niveles de pintura respectivos, pero que rápidamente comprobamos que de poco servía ya que esto de los oleos nos iba a quebrar todos nuestros esquemas.

La figura elegida, es un busto de edición limitada, diseñado y esculpida por Andrei Ross, del que Dimitry hace una tirada exclusiva para estos cursos.

Comenzamos con una introducción de los oleos y los pinceles a utilizar.

Los pinceles en nuestro caso fueron 3, dos de ellos sintéticos y uno de pelo natural (ardilla). Uno de los sintéticos era corto y acabado en punta, el cual veremos que va a ser el que hace la gran parte del trabajo. El otro sintético era de cerdas largas y con pinta de escoba de paja; este se usa para texturizar y dar capas en grandes superficies. El de pelo natural, era de cerdas cortas y plano, a modo de peine para suavizar transiciones y limpiar zonas.

En cuanto a los oleos, nos recalcó que era necesario cogerlos de calidad, su duración es mucho mayor y su calidad vresulta además de la concentración de pigmento que llevan.

Se dividen en 3 tipos de oleos según su grado de opacidad, viene marcado en un cuadrado junto a unas estrellitas,        si el cuadrado está vacío (en blanco), es translúcido; si está dividido por la diagonal, es semi-opaco, y si está relleno (en negro) es opaco. Esto es importante como veremos más adelante.

  

En principio la paleta de colores que utiliza no es muy amplia; ya que el proceso que sigue es puramente artístico, a medida que avanza la paleta va evolucionando haciendo mezclas según le vaya pidiendo la miniatura y sobre todo según su criterio. No sigue, digamos, un patrón a la hora de ir poniendo colores.

En esta imagen, aparecen los colores “opacos” y el tubo inferior es un acelerador para secar el oleo (que no usamos).

Estos colores los usa como base, como primera capa, ya que por su grado de opacidad, van a cubrir mucho mejor, son mucho más densos que los demás y no van a dejar ver las capas que tenemos detrás. Ideales para cubrir la capa de imprimación, que en este caso sí usa acrílicos.

La anterior imagen, son los colores translúcidos, colores más vibrantes, pero mucho menos densos; los usa para añadir tonalidades y para la segunda capa de pintura una vez que la primera esté seca, (importantísimo que esté seca) los usaría a modo de filtro para recuperar riqueza cromática o modificar tonalidades.

Por último, las 3 tonalidades de blanco que usa para las “grisallas”:

Para la paleta, como podéis ver, usa una hoja de mezclas metida dentro de la carcasa de un DVD. Resulta chocante pero tiene su lógica: el oleo en condiciones de calor 30ºC – 35ºC (vamos, en verano), te aguanta 2-3 días dependiendo de la composición del tubo, a temperatura normal se puede alargar hasta una semana. Por ello si lo guarda en esa carcasa, lo protege del polvo, cosas que se puedan caer o rozar sin querer y al estar cerrado, se conserva mejor.

Luego se hace un esquema, dispone los colores de la siguiente forma:

  • En el borde izquierdo, los colares opacos (las bases)
  • En el borde derecho, los traslucidos (segundas capas)
  • En la parte superior, los blancos

En nuestro caso, usamos el azul como color base, ya que es más fácil de controlar.

Para sacarse tonalidades, hizo un ejercicio, sobre los valores de luz y temperatura, para que a nosotros resultara más esquemático.

De izquierda a derecha, se iba desaturando el azul añadiendo blanco, hacia arriba se iba enfriando añadiendo verde, y hacia abajo, se calentaba con el morado. Es como si se hubiera sacado una sección de la rueda cromática.

                Para estas mezclas uso el pincel de batalla, el sintético de las cerdas largas.

Una vez hecho esto, se puso a aplicar el color en la figura.

Como se aprecia en las imágenes, aplicó los dos extremos de los valores de luz en las arrugas, en la parte de sombra el azul más oscuro y en la parte más prominente, los tonos casi blancos.

En este punto, usa el pincel sintético de precisión.

 

Una vez ya aplicados los límites, comienza a fundir sobre la propia figura, a la vez que va retirando exceso de pintura.

Lo que él hacía era dar como 4-5 pasadas con el pincel y retirar la pintura del pincel, ojo, no lo limpiaba sino que lo secaba sobre un papel o su mano.

Solo lo limpiaba completamente a fondo en el caso de que fuera a cambiar de color.

 

Para las zonas amplias y sin arrugas como en la espalda, empieza haciendo lo mismo; con el pincel sintético de precisión marca los límites de la luz y la sombra y va fundiendo, de una manera esquemática, lo aboceta un poco.

Luego con el pincel plano de pelo natural, sin presionar, hace barridos muy rápidos, como si acariciara la figura y poco a poco, consigue una homogeneidad y transición del color digna de un aerógrafo.

 

Para texturizar y sacar por ejemplo la trama del tejido, con el pincel duro sintético, sin nada de pintura, se dedica a arañar la superficie y como el oleo tiene cuerpo, se queda marcado. En la parte superior del hombro, hizo un punteado.

 

Para zonas más abruptas como la manga que cuelga, nos enseñó un truco para optar por la vía rápida de ese abocetado.

Primero pinta todo del color que va a ser la máxima sombra con el pincel duro. Inmediatamente después, pasa el dedo por encima, de esta manera a modo de pincel seco, retira la pintura de las partes más prominente, y sobre dichas partes aplica la luz máxima, esta vez con el pincel de precisión.

Una vez hecho, comienza a fundirlo, usando también de vez en cuando el pincel plano, para suavizar aún más las zonas.

 

 

A partir de aquí va a ser una secuencia de fotografías en las que se puede apreciar cómo va sacando los colores para la piel, con sus diferentes tonos y particularidades.

La manera de aplicarlos es muy parecida a como se ha hecho en las telas, con la diferencia, que en vez de aplicar luces máximas y mínimas se van a aplicar tonos bases en las diferentes partes de la piel, algunos más rosados que otros, otros más tirando a morados o naranjas, pero sólo tonos bases. Que una vez ya puestos, se van a fundir para que no parezca un cuadro impresionista.

Tonos bases para la piel

 

 

 

 

 

A partir de aquí le da las luces y más tonos de piel.  

 

Imagen

Imagen

Un saludo

Vicente Vallejo

Tags
Show More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *