Luismi GarcíaMiembrosPintura

Das Boot

Submarino tipo VII C. Revell

El arma submarina alemana, que comenzó en la primera guerra mundial, fue desarrollada en secreto en el periodo entreguerras para burlar el Tratado de Versalles. El Almirante Karl Dönitz, Erich Raeder y Wilhem Canaris fueron los impulsores del llamado “Plan-Z”, esto es, el desarrollo y construcción de una potente flota de sumergibles.

Al comienzo de la guerra contaban con menos de 60 submarinos, pero a o largo del conflicto fueron construidos alrededor de 1.100 unidades, de entre todas ellas, la versión con más unidades construidas fue el tipo VII, con más de 700, y de ellas, la más numerosa fue la del tipo VII C, cuyas características eran una gran maniobrabilidad y rápida inmersión.

A partir de 1943, con la mejora del arma antisubmarina aliada, el uso más extendido del sonar y sobre todo, el descifrado de los códigos de la máquina “Enigma” utilizada por el ejército alemán, las pérdidas de submarinos crecieron de tal manera, que al final de la guerra habían perecido un 70% de las tripulaciones de los U-Boote, aproximadamente 28.000 hombres.

Uno de los tipo VII, el U-573 fue el último en ser retirado del servicio activo el 2 de mayo de 1970. Se internó en España averiado por el ataque de un avión de la RAF, y posteriormente vendido por Alemania a la Armada Española, que lo renombró como G7 y posteriormente S-01.

La maqueta, a escala 1/72 es de un considerable tamaño, (92 cms). De hecho tuve que hacerme una vitrina a medida para poder protegerla del mayor enemigo de las miniaturas después del plumero, el polvo.

Existen en el mercado numerosos kits de mejora, fotograbados y otros accesorios incluso detallando partes del interior (Salas de máquinas, de torpedos, etc…), que son una maravilla. Mi único objetivo ha sido terminarla lo más dignamente posible, dado que fue un regalo y que estuvo rondando por casa casi 10 años.

Para romper un poco la monotonía del gris y negro que predominan en el barco, me dediqué a pintar parte de una tripulación en formación. Las figuras, también de Revell son de plástico blando, con lo que hay que tener un especial cuidado al manejarlas después de pintarlas, porque la pintura se resquebraja y desprende a la menor torsión o golpecito. 

Bueno y este es el resultado:

¡ Hasta la próxima, un saludo!

LuisMi

Tags
Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Echa un vistazo a...

Close