Alejandro LabourdetteGaleríaPintura

Fotógrafos españoles en la Guerra Civil

Agustí Centelles Ossó, (1909-1985), ha sido comparado con Robert Capa. Sus fotografías están entre las más conocidas y características de la Guerra Civil.

El 19 de julio del 36 sale a las calles barcelonesas para documentar la derrota fascista y consigue algunas de sus fotos más conocidas: aquella donde unos guardias de asalto se parapetan tras un caballo que yace muerto en medio de la calle diputació, o aquella otra, justo la que es objeto de esta figura, donde el guardia de asalto Mariano Vitini posa simulando disparar desde la esquina de la calle Diputació con Llúria.

Realizó reportajes sobre la toma de Teruel y la Batalla de Belchite. Cuando se encontraba en Lérida, el 2 de noviembre de 1937, le sorprendió el bombardeo de esta ciudad donde documentó los daños en la ciudad y a cantidad de víctimas civiles.

Es considerado pionero del fotoperiodismo. En palabras del mismo Centelles: «Cuando yo inicié mi trabajo, el tipo de reportaje que se hacía era muy estático y artificioso. La costumbre era que, en los acontecimientos importantes, los fotógrafos se colocasen en batería y esperasen el resplandor de un flash de magnesio para disparar simultáneamente sus cámaras. Esta rutina y falta de ambición profesional daba como resultado un trabajo mediocre e inexpresivo que no me gustaba en absoluto»

Después de la Guerra retrató la vida de los exiliados españoles en los campos de concentración franceses.


Alfonso Sánchez Portela (1902-1990), fotógrafo desde muy joven, en 1921 viajó a Marruecos como reportero de guerra, entrevistó a Abd-el-Krim y cubrió el desembarco de Alhucemas. En 1932 colaboró con Ramón Gómez de la Serna en “La Luz” 

Realizó reportajes del viaje del Plus Ultra, el alzamiento republicano en Jaca, la batalla de Madrid o la de Teruel. Gracias a su instinto, destacó retratando el sufrimiento de la población civil, durante la batalla de Teruel estuvo cerca de morir congelado.

También realizó la fotografía de Besteiro leyendo el comunicado del Consejo Nacional de Defensa por el que se informaba del cese de la resistencia de Madrid a las tropas de Franco. ​

Al terminar la Guerra se le retiró el carné de periodista, que no se le devolvió hasta 1952, nunca volvió a ejercer.


Pepe Campúa, José Demaría Vázquez, (1900-1975), en su juventud frecuentó a Joaquín Sorolla pues quería dedicarse a la pintura. En los años 20 cubre las acciones bélicas del norte de África y viaja con Alfonso XIII a Las Hurdes.

Compagina su trabajo periodístico con la actividad empresarial en teatro y cine. Crea la Agencia Campua que colabora con varias publicaciones.

Durante la guerra civil realiza gran cantidad de fotografías tanto en el frente como en la retaguardia. Al contar con la confianza del golpista consigue magníficas y exclusivas imágenes del dictador Franco y su Estado Mayor.

En la postguerra su estudio, se especializa en retratos, fotografía a los personajes de la política, la sociedad y la cultura.


José María Díaz Casariego, (1897-1967), en los primeros años del siglo XX funda Mundo Gráfico. Eludiendo la censura fotografia a Abd el-Krim en la guerra de Marruecos​.

Durante la contienda civil realizó su trabajo en el bando republicano y, al terminar la Guerra, fue condenado a muerte por connivencia con el enemigo. Por suerte, al haber conocido a Franco y a Mola en la campaña de África, fue indultado con la condición de no volver a ejercer como reportero gráfico.

Hasta su muerte trabajó como funcionario en la Hemeroteca Municipal de Madrid


Juan José Serrano Gómez (1888-1969). De joven, de la mano de Alfonso Sánchez Portela, realiza trabajos para «El Heraldo» y «El Liberal» de Madrid. Posteriormente, gracias a Campua, ingresa en la plantilla de la revista «Nuevo Mundo». En los años 20 tiene estudio propio en Sevilla y sus fotografías aparecen en multitud de importantes publicaciones, obtiene premios y realiza excelentes reportajes de los grandes acontecimientos y noticias destacados. 

Sus fotografías del avance del ejército rebelde – Brunete, Alcázar de Toledo, Ciudad Universitaria,…- -traspasaron nuestras fronteras.

En la Hemeroteca de Sevilla se conservan más de 100.000 originales suyos.


Hermanos Mayo

Los hermanos Mayo fueron un grupo de fotógrafos gallegos que fundaron una agencia fotográfica al inicio de la Guerra Civil y continuaron con su trabajo en el exilio mejicano.

Hermanos Mayo fue el pseudónimo utilizado por dos grupos de hermanos: Paco (1911-49), Cándido (1922-84) y Julio (1917-2018) Souza Fernández y Faustino (1913-1996) y Pablo del Castillo Cubillo (1922)

Su trabajo comprometido con la causa republicana pretende contar la verdad de la contienda, fotografían la vida den las grandes ciudades –Madrid, Valencia, Barcelona- y en los frentes de guerra.


LA FIGURA

Es la segunda figura perteneciente a la colección sobre la Guerra Civil editada por la Asociación Alabarda y representa la fotografía que realizó A. Centelles en la que el guardia de asalto Mariano Vitini posa simulando disparar desde la esquina de la calle Diputació con Llúria.

Tiene un tamaño de 70 mm y es de resina. El original ha sido modelado por Antonio Meseguer.

En la trasera de la pared donde se parapeta M. Vitini he incluido fotografías de Centelles el 19 de julio de 1936 en Barcelona.

El suelo representa el característico Panot de Barcelona. El panot de Barcelona es una baldosa hecha de cemento, arena y agua que representa una flor de cuatro pétalos. Hay mucha polémica sobre su diseño. Su autoría se suele atribuir al arquitecto Josep Puig i Cadafalch (1867-1956).

Sobre el suelo, a los pies de Mario, podemos ver una edición de La Vanguardia.

 
 Alejandro Labourdette

Tags
Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Echa un vistazo a...

Close