PinturaRobert Ramírez

La Academia de Artillería – Puerta de Dia Sanz (principios del siglo XX) – (2/2:Pintura)

Cuando Miguel Angel me propuso llevar a la realidad esta idea,  me faltó tiempo para aceptar el reto, ya que me falta poco para hacer este tipo de trabajos y además con Miguel Angel, que facilita enormemente el proceso de pintura, solo hay ponerse pinceles en mano puesto que toda información, infografía y cualquier material de consulta que pueda necesitar ya lo dispone con antelación.

Pues bien, ante tal cantidad de figuras a pintar, el escenario y todos los accesorios, era primordial marcarme una serie de pautas de trabajo a la hora de ponerme a pintar las figuras y el resto de elementos. La primera era que tenia que utilizar una técnica que fuese rápida en ejecución y a la par fiable para el acabado final. Para ello, utilicé una técnica mixta de aerógrafo y pincel con colores acrílicos.  La segunda es que el acabado tenía que ser pulcro y limpio y sobre todo muy fiel a los colores de los uniformes, galones, medallas, etc. y la tercera era que tenía que utilizar tonos de colores, digamos directamente del bote, para no perderme en mezclas largas o difíciles de reproducir para ahorrar el máximo tiempo posible.

Por tanto, una vez entregadas para pintar, las primeras figuras, pinté las caras variando levemente el tono inicial de base de color para crear distintos tonos, pero manteniendo los mismos colores de iluminación y de sombreado, para facilitar el trabajo de pintar 3 ó 4 caras al mismo tiempo. Una vez hecho esto, pasé a los uniformes con la técnica mixta que he comentado anteriormente. Esto tiene una fácil explicación teórica aunque hay que tener dominado este proceso, para que el resultado sea satisfactorio y no nos retrase por tener que repintar o empezar de nuevo con las figuras. Un detalle que hay que tener en cuenta, es enmascarar las cabezas una vez pintadas y antes de empezar con el aerógrafo para no arruinar el trabajo previo.

 

Pues bien, ahí va la parte teórica:

El primer paso es aplicar a pincel la base del color principal de la figura por el que empezaremos, normalmente el que mayor espacio ocupe. Una vez seca esta base, pasamos a coger el aerógrafo, que cargaremos con el mismo color de base pero bastante iluminado con colores correspondientes y desde la parte superior de la figura iremos pulverizando varias pasadas hasta notar un cambio de color de la base que se va depositando en las partes de iluminación; una vez hecho esto, hacemos lo mismo para las sombras pero a la inversa, es decir, oscureciendo el color base y disparando la pintura esta vez desde la parte inferior notando como la pintura se deposita en las partes bajas y los volúmenes inferiores de las arrugas. Una vez terminado este proceso, solo nos resta rematar a pincel remarcando las luces y sombras más extremas, perfilando costuras, bolsillos y volúmenes finales. Igualmente con el pincel decoraremos  los vivos de las mangas, cuellos, galones y medallas que luzcan nuestros protagonistas. Para las otras partes de los uniformes, casi siempre los pantalones, menos en los casos que el color del uniforme sea igual tanto en la parte superior como en la inferior, pintaremos estas prendas de la forma habitual con el pincel e iluminando y sombreando donde se requiera.

Una de las partes que me preocupaba por su realización era la garita, puesto que habia que pintarla con la multitud de franjas azules sobre el blanco que lleva de base. Pensé en un primer momento pintar el blanco de la base con el aerógrafo y las franjas a pincel, pero una vez con ella en las manos, abandoné la idea inicial y lo pinté todo con la fantástica herramienta que es el aerógrafo para los modelistas. Así pues, pinté el blanco de la base con unas ligeras luces pero sin sombras que haría posteriormente para integrar todo el conjunto. Después, con cinta de enmascarar de 3mm. de modelismo que tiene una baja adhesividad pero suficiente para el fin que tenía por delante, fuí delimitando las diferentes franjas de la garita; a continuación aerografié el azul de las franjas y una vez seco retiré las cintas retocando a pincel allí donde la pintura se hubiese “colado” entre franja y franja. De nuevo con el aerógrafo, sombreé toda la garita con un tono oscuro que integraría ambos colores de la garita.

Otra parte a la que tenía cierto respeto, por la magnitud de sus medidas, era el escenario, pero fue más rapido de lo que yo mismo había planeado puesto que una vez pintadas a pincel las distintas texturas, estucado, granito de las paredes y piedras del suelo, apliqué un pincel seco a cada parte con colores grises claros en la parte del granito y arenas claras en las demás. Mientas que se secaba pinté la puerta con tonos madera y una vez bien seco el conjunto empecé a aplicar distintos productos de acabado y envejecido de la marca AK-Interactice en la que trabajo actualmente y son perfectos para ambientar y dar riqueza cromática al conjunto, mediante filtros y lavados de distintos colores.

Para el cartel que preside la puerta utilicé una impresión digital en papel rigido que me facilitó Miguel Angel, así como las fotografías antiguas que decoran los laterales de la cámara del fotógrafo minutero. Una vez pegadas, sólo quedaba integrarlas para quitarle el “blanco” actual y hacerlas parecer más antiguas y correspondientes con la época a representar.

Como comentario final, solo me queda decir que todo el trabajo de pintura, tanto las figuras como la garita y el escenario, las pinté en dos largas semanas, en las que las horas de trabajo por jornada llegaron a pasar en algunos días las doce horas. Todo este trabalo y esfuerzo tuvieron su recompensa, tanto para mi como para Miguel Angel, cuando el jurado decidió dotar a este diorama con el Primer Premio de la categoria de dioramas, de los Premios Ejercito 2014.

Desde estas líneas quiero agradecer enormemente a Miguel Angel que me “lie” en este tipo de proyectos que son realmente divertidos a pesar la presión por llegar a tiempo y el trabajo largo y dedicado que ambos hemos empleado.

Bibliografía

.- Ultima Ratio Regis. Carlos (J. Medina Ávila). . Ed. Aldaba

.- El ejército de los Borbones. (V. Alonso Juanola y M. Gómez Ruiz) Tomo VIII.

.- La Academia de Artillería en el ex convento de San Francisco 1862-2012. (Ed. Academia Art. y Patronato del Alcázar de Segovia).

.- Evolución de las Divisas en el ejército de Tierra español. (Ángel Ruiz Martin. Ed. SHM).

.- Los uniformes de 1912. Reinado de Alfonso XIII. (L. Grávalos y JL Calvo) Ed. Quirón.

.- http://www.realcolegiodeartilleria

 

Robert Ramírez

Tags
Show More

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *