FIGURAS CONMEMORATIVAS


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

" SARGENTO DE INFANTERÍA " (España, 1735 - Reinado de Felipe V)
|Historia|Modelado|Galería|Guía de Pintura|Formulario Pedidos|

MARCO HISTÓRICO

El día 1 de Noviembre de 1700 falleció Carlos II, el Hechizado, último descendiente directo por línea masculina de Carlos de Gante, Rey de las Españas y Emperador del Sacro Imperio.

Meses antes el partido borbónico había ganado la partida al austracista: el testamento de Carlos II estipula que Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia, segundo hijo del Delfín, será el nuevo Rey de España. Cruzó la frontera el 14 de Enero de 1701, llegando a Madrid el 18 del mismo mes. Una marcha triunfal entre una multitud enfervorizada y una nobleza proclive a los Borbones.

El pretendiente austracista, el archiduque Carlos de Austria, hijo segundo del emperador Leopoldo I, exige sus derechos y un ejército austriaco invade la Lombardía al mando del príncipe Eugenio.


Escudo de Felipe V

La política imprudente de Luis XIV, que llegó a enviar cartas al Parlamento de París ( 3 de febrero de 1701) en las que admitía la posibilidad sucesoria de Felipe y sus descendientes en el trono de Francia, y la ruptura por parte francesa del Tratado de Ryswick (1697) con Holanda, catalizó la creación de la Gran Alianza entre Austria Inglaterra y Holanda, sustentada en el tratado de la Haya, ( 7 de septiembre de 1701) a la que se sumó al poco tiempo Portugal. El 15 de Mayo de 1702 la guerra fue proclamada simultáneamente en Londres, La Haya y Viena.

En Flandes, el duque de Marlborough al frente de un ejército anglo-holandés se apodera de las plazas de Venloo y Roermond poniendo sitio a Amberes, donde sufrió una estrepitosa derrota, viéndose obligado a ponerse a la defensiva. En Italia por otra parte el duque de Vendôme ocupó gran parte del Piamonte y amenazó Turín.

Por su parte el pretendiente Carlos, en Lisboa , apoyado por una fuerza de 8000 ingleses y 6000 holandeses, además del ejército portugués se proclamó Rey de España tomando el título de Carlos III.


Felipe V

Felipe al mando de un ejército de 40.000 hombres atravesó la raya de Portugal tomando Salvatierra, Penha-García, Segura, Portalegre, Castel-Davide y otras plaza fuertes. Sin embargo el revés sufrido por la caballería española en Monsanto junto con los grandes rigores del verano provocó la suspensión de la campaña y el regreso a Madrid.

La escuadra anglo-holandesa de Rooke tras un amago de desembarco en las cercanías de Barcelona, tomó, el 4 de agosto d 1704, la plaza fuerte de Gibraltar defendida por una compañía de 80 soldados y unos 470 milicianos. Los sucesivos esfuerzos del ejército español y la flota francesa para desalojar a los ingleses de esta plaza resultaron infructuosos, favoreciendo a la debilitación de las defensas de la raya portuguesa.

Mientras tanto en la Corte de Madrid, se producían multitud de intrigas, a las que no era ajeno el embajador francés, tratando de influir en la política española para favorecer los intereses de Francia, con grave menoscabo político y moral para el trono español. Las sucesivas innovaciones en el personal gubernativo, si satisfacían a unos descontentaban a otros, ahondando los celos y las rivalidades dentro de la nobleza adicta a Felipe V, y produciendo no pocas bajas que iban a engrosar las filas de los partidarios del archiduque.

En el verano de 1705 una fuerte armada inglesa de 170 naves que embarcaba 20.000 hombres al mando del general Petersborough, y con la presencia del propio Carlos, intenta en un principio la toma de Cádiz y por último el 8 de agosto de 1705, desembarca con la complicidad del gobernador de la plaza, en la ciudad de Denia. Poco a poco todo el litoral mediterráneo fue cayendo, casi sin oposición, en manos de los austracistas. Todo el territorio de Cataluña excepto Rosas y casi todo el de Valencia, salvo Alicante, había abrazado la causa de Carlos. En Aragón se produjo igualmente una sublevación generalizada, lo que obligó a Felipe a llamar a parte de las fuerzas estacionadas en la frontera de Portugal. Con un ejército hispano francés, fuerte de 30.000 hombres Felipe atraviesa Aragón y en conjunción con el ejército francés de Noailles, y el auxilio de una escuadra francesa pone sitio a Barcelona, sitio que ha de levantar ante la presencia de la escuadra anglo-holandesa que logra desembarcar 8.000 hombres de refresco en Barcelona.

A través de Francia, vuelve Felipe a Madrid, pero ante el avance de las tropas confederadas, tras la victoria de estas en Alcántara, la Corte hubo de desplazarse a Burgos y Felipe se estacionó en Atienza esperando refuerzos. En el resto de los teatros europeos la situación no es halagüeña, sucediéndose uno tras otro sucesivos reveses.

Recuperadas las fuerzas Felipe toma la iniciativa y persigue a Carlos que se repliega hacia Valencia. El día 25 de abril de 1707 se produce la decisiva batalla de Almansa, tras la que se produce la caída en manos borbónicas del Reino de Valencia y de Aragón después. El 29 de junio de 1707 expidió el rey una Pragmática por la que quedó suprimido el Justicia de Aragón y abolidos los fueros aragoneses y valencianos, disolviéndose también el Consejo Real de Aragón.

Si bien en España la situación parecía favorable a las armas borbónicas en el teatro europeo las cosas no podían ir peor:

Los ejércitos de Luis XIV habían sido derrotados en los Países Bajos por Marlborough en la sangrienta batalla de Ramillies-Oflus (23 de mayo de 1706), apoderándose los anglo-holandeses de Malinas y Bruselas y de más de 15.000 prisioneros.

En Italia se habían perdido sucesivamente el Piamonte y el Milanesado y abandonado los ducados de Parma y Módena. El duque de Saboya entró en triunfo en Milán y el general francés Médavy hubo de firmar en Mantua una capitulación que dejó el campo abierto a sus enemigos. Además un cuerpo de 10.000 hombres del ejército del príncipe Eugenio de Saboya atravesó la península italiana, ocupando Nápoles.

En España van cayendo sucesivamente las plazas fuertes que quedaban en manos de los partidarios de Carlos, aunque se perdieron Orán, Cerdeña y Menorca.

Esta situación empieza a inclinar al soberano francés a la negociación tomando como base la pérdida de territorios por parte de Felipe.

Comienzan las negociaciones de paz pero las exigencias de los confederados que culminaron en la arrogante exigencia de que si en el plazo de dos meses Felipe no se avenía a entregar España y sus posesiones a Carlos, debía de volver sus fuerzas contra su nieto. Esta condiciones hirieron profundamente el orgullo del monarca francés, que sacando fuerza de su debilidad resolvió continuar la guerra.


Felipe V

El 27 de julio de 1710, tras el fallido sitio de Balaguer por las tropas borbónicas tuvo lugar una batalla desfavorable para Felipe, cuyo ejército retrocedió hacia Aragón produciéndose el 20 de agosto un nuevo choque en las proximidades de Zaragoza también fatal para las armas borbónicas. La Corte vuelve a salir de Madrid, retirándose a Valladolid. El 28 de septiembre hizo su entrada en Madrid el archiduque con manifiesta demostración de frialdad por parte del pueblo.

El duque de Vendôme tomó el mando del ejército borbónico y avanzó hacia el interior de Castilla, precedido por Feliciano Bracamonte y José Vallejo, quienes, al frente de sus tropas hacían a los carlistas una guerra cruenta y desoladora en las proximidades de Madrid. Vallejo incluso derrotó a un cuerpo de 3.000 hombres al mando del propio Stanhope. Hostilizado por las avanzadillas reales y sin poder conectar con el ejército portugués, Carlos se repliega hacia Zaragoza, continuando posteriormente hacia Barcelona, quedando su ejército al mando de Starhemberg.

El ejército felipista avanza hacia Guadalajara y tras la toma de Brihuega que supuso al ejército austracista la pérdida de 8 batallones y la caída como prisioneros de 3 generales y del propio Stanhope se produce la batalla de Villaviciosa de Tajuña “que aseguró la corona de Castilla en las sienes de Felipe V de Borbón a los pocos días de haber estado en inminente peligro de perderla”. Starhemberg que había tenido más de 3.000 muertos pidió una suspensión de armas para capitular, que aprovechó para retirarse en silencio durante la noche. No paró hasta Zaragoza, perseguido de cerca por Vallejo y Bracamonte que hicieron cientos de prisioneros. En poco tiempo el espacio vital del pretendiente se había reducido a Barcelona y las plazas de Cardona y Tarragona.

Dos hechos produjeron un vuelco en la situación internacional, la muerte del Gran Delfín, el padre de Felipe V, el 14 de abril de 1711, y tres días después la del emperador José I, cuyo sucesor natural era su hermano, precisamente el archiduque Carlos. Coronado emperador el 22 de Diciembre de 1711, siguió manteniendo su pretensión al trono de España. Pero si Inglaterra entró en guerra por no aceptar la supremacía de una posible potencia franco-española, no podía permanecer indiferente ante la supuesta creación de otra hispano-austríaca, y abandonó el partido austracista.


Felipe V

Se designó la ciudad de Utrecht como sede de la conferencia de paz. Muertos en poco tiempo el duque de Borgoña y su primogénito, quedó como Delfin de Francia su segundo hijo, un niño de dos años, de débil salud. Ante las presiones inglesas Felipe leyó ante las cortes castellanas, con toda solemnidad, un documento por el que él y sus descendientes renunciaban a sus derechos sucesorios a la Corona francesa. Por su parte en Francia hacían lo mismo los Duques de Orleans , Berry y Anjou respecto a la Corona española.

Salvado este escollo se firmaron los tratados de Utrecht. En lo que se refieren a España estos fueron los resultados: reconocimiento como rey legítimo de España de Felipe V, cesión de Gibraltar y Menorca y el asiento de negros durante 30 años a Inglaterra; oferta de cesión al emperador de los Países Bajos españoles, el Milanesado, Nápoles y Cerdeña al duque de Saboya con el título de rey de la isla de Sicilia. Como se ve, Holanda, Austria y Portugal no habían firmado la paz y las hostilidades continuaron en Cataluña, la frontera portuguesa y Flandes. Austria al ver los arreglos de Francia y España con Inglaterra se avino a un armisticio en Italia y a un acuerdo secreto para la evacuación de Cataluña.

Temerosos los catalanes que la paz supusiera la abolición de sus fueros como había ocurrido con los de Valencia y Aragón buscaron, sin éxito, el apoyo de Holanda e Inglaterra para sus pretensiones. El 19 de marzo la emperatriz Isabel Cristina, regente de Cataluña y esposa del ya emperador Carlos abandonó Barcelona, camino de Viena. Meses después Starhemberg evacuó la ciudad con sus tropas , abandonando a los catalanes a su suerte. A medida que se iban concretando estos acontecimientos, se advirtió en el campo de Felipe V una fría resolución de aplastar la personalidad histórica de Cataluña, lo que provocó por parte de los barceloneses la férrea voluntad de la defensa de sus derechos. El 9 de julio de 1713 la Generalidad declaró la prosecución de la guerra contra el rey. Tras prácticamente un año de bloqueo y asedio, el 13 de julio de 1714 entraban las tropas realistas en Barcelona.

El decreto de Nueva Planta de 1716 igualaba al Principado con los demás territorios españoles e incorporaba Cataluña a la monarquía centralizada que introdujeron los Borbones en España. La paz con Portugal se firmó el 6 de febrero de 1715 tras pequeñas rectificaciones fronterizas y la devolución a Portugal de la colonia del Sacramento (actual Uruguay). En 1717 la Corona Española, intenta la reconquista de alguna de sus antiguas posesiones italianas, apoderándose de Cerdeña e intentando la conquista de Sicilia. Sin embargo la oposición de Inglaterra, Holanda y Francia, unidas en la Triple Alianza desbarata estos proyectos. Un ejército francés toma Pasajes, Fuenterrabía y San Sebastián, mientras una escuadra inglesa ataca y toma Santoña y posteriormente Vigo.

Felipe V firma la paz tras una negociación en la que se consuma una alianza matrimonial entre España y Francia. En 1724 Felipe V renuncia a la corona en favor de su hijo Luis, que es proclamado rey el 15 de Enero de 1724. Sin embargo su reinado duró sólo 7 meses pues falleció el 31 de agosto del mismo año víctima de la viruela. Felipe V, por Real Decreto del 7 de septiembre de 1724 retoma la corona. El 5 de julio de 1732 una armada española al mando D. José Carrillo de Albornoz, Conde de Montemar, fuerte de más de 600 barcos de diferentes clases y tonelajes y que embarcaba a más de 30.000 hombres tomó la ciudad de Orán, que se había perdido durante la guerra de sucesión.

Con motivo de la sucesión al trono de Polonia, se firma el primer Pacto de Familia entre España y Francia, en noviembre de 1733, conforme a él, mientras Francia actuaba contra los ejércitos austro-alemanes en el Rin, España enviaría fuerzas para invadir el Reino de Nápoles una vez dominado el Norte de Italia.

En Italia entró un ejército francés de 40.000 hombres desalojaba a los austríacos de casi todo el Norte de Italia. España envió una escuadra al mando del Conde de Clavijo a las costas de Toscana y al de Montemar con un fuerte ejército, del que se designó por generalísimo al nuevo duque de Parma, el infante Carlos. Casi en un paseo, las tropas españolas, entre el entusiamo del pueblo, entró en Nápoles el 7 de abril de 1734, y, habiendo renunciado Felipe en favor de su hijo a los posibles derechos al reino napolitano, se proclamó rey de las dos Sicilias, puesto que sus conquistas se habían extendido también la isla. Finalmente en 1738 se firma la paz, consolidándose Carlos en el trono de las dos Sicilias.

El 20 de octubre de 1740 muere el Emperador Carlos VI de Austria, comenzando la guerra de sucesión a la corona de Austria. Por un lado la alianza bávaro-franco-prusiana a la que se suma España por sus aspiraciones italianas, y que firma con Francia el llamado Segundo Pacto de Familia, y de otro Austria e Inglaterra y Cerdeña. Se suceden las batallas de Campo-Santo (1743) y Velletri (1744) . Durante 1745 la ofensiva franco-española resulta irresistible. Caen sucesivamente Vogliero, Sarravalle, Tortona, Plasencia, Parma, Alejandría, Valena, Casale y Asti. Pero no tardan en volverse las tornas, y las tropas franco-españolas pierden todo el terreno conquistado, sufriendo una dura derrota en Trebia. La noticia de la terrible derrota de Trebia, causó en el rey Felipe V un efecto fulminante. Al conocer la noticia sufrió una violenta congestión cerebral, y murió sin recobrar el conocimiento el 9 de julio de 1746.

UNIFORMIDAD

Felipe V hubo de reorganizar el ejército, utilizando para ello el ejemplo del francés. Aparecen los regimientos en sustitución de los tercios en la infantería y los trozos en la caballería. Los grados se asimilan a los franceses. Se abandonan la pica y el coselete y el fusil sustituye al mosquete. Se generaliza el uso de la bayoneta.

Desde 1704 el espontón sería el distintivo de los Oficiales y la alabarda el de los Sargentos. En 1706 se establecen además los siguientes distintivos de mando:

DISTINTIVOS DE MANDO
MANDO DISTINTIVO
Coronel Bastón con pomo de oro o dorado
Teniente Coronel Bastón con pomo de plata blanca
Capitán Bastón con casquete de plata blanca que guarnezca un dedo del bastón
Ayudante Bastón con pomo de Marfil
Teniente Bastón igual que el Ayudante
Capellán Como los dos anteriores
Furriel Mayor Bastón con pomo de madera
Subteniente Bastón con casquillo de madera, con arillo de plata al extremo
Sargento Bastón de madera, que pliegue, sin pomo ni casquillo

La uniformidad también sufre un cambio radical. Por una Ordenanza para la infantería, fechada el 30 de diciembre de 1707 se abandona la casaca justacorps para adoptar la casaca redingote de color blanco con divisas de distintos colores. La chupa y el calzón también blancos. Las medias rojas o blancas según se tratara de granaderos o fusileros. El sombrero acandilado o tricornio con un borde de galón de estambre blanco o amarillo según el botón del uniforme para los fusileros y para los granaderos una birretina de piel de oso con frontalera de paño ribeteada de galon de estambre blanco o amarillo y manga posterior de color rojo.

Los tambores vestían con la librea de las Casas de sus Coroneles. El infante español adopta la estampa que será típica de todo el siglo XVIII.

En 1717 según una contrata de vestuario en la que por primera vez los asentistas españoles sustituyen a los franceses, se observan ligeros cambios en el vestuario: la casaca blanca lleva collarín del color de la divisa, se utilizan polainas altas de lienzo blanco con botonadura metálica lateral y correílla de cuero para su sujeción bajo la rodilla, y sólo los batallones de la Armada y los regimientos de artillería y de Cataluña utilizan casaca azul con divisa roja. El uniforme evoluciona lentamente, los faldones de la casaca, del color de la divisa, se recogen, mediante un botón o un lazo, hacia atrás para facilitar el movimiento del infante. Se impone el color de la divisa en la chupa. La birretina de los granaderos gana en altura y la manga cae por la espalda.

En 1733 se promulga una Orden por la que se ordena la utilización de una dragona de galón de plata y botones de plata de martillo por los oficiales, como distintivo de su categoría, recordando que en lo demás el uniforme debía ser el del cuerpo al que pertenecían, sólo que de paño fino.

En 1739 la uniformidad era la siguiente:


UNIFORMIDAD EN 1739
REGIMIENTO CASACA DIVISA
España Blanca Verde
Castilla Blanca Morada
La Corona Blanca Azul
León Blanca Roja
Aragón Blanca Roja
Zamora Blanca Roja
Saboya Blanca Azul
Soria Blanca Roja
Guadalajara Blanca Roja
Navarra Blanca Roja
Portugal Blanca Roja
Granada Blanca Verde
Lombardía Blanca Roja
África Blanca Roja
Toledo Blanca Azul
Galicia Blanca Roja
Mallorca Blanca Roja
Sevilla Blanca Azul
Córdoba Blanca Roja
Murcia Blanca Azul
Lisboa Blanca Verde
Fijo de Ceuta Blanca Roja
Burgos Blanca Roja
Vitoria Blanca Verde
Cantabria Blanca Azul
Cataluña Azul Roja
Asturias Blanca Roja
Artillería Azul Roja
Reina Azul Roja
Fijo de Orán Blanca Verde
Nápoles Blanca Roja
Parma Blanca -----
Zamora Blanca Roja
Milán Blanca Negra
Irlanda Roja Azul
Hibernia Roja Verde
Ultonia Roja Azul
Flandes Blanca Azul
Bravante Blanca Azul
Bruselas Blanca Celeste
Provincial de Jaén Blanca Azul
Provincial de Badajoz Blanca Roja
Provincial de Sevilla Blanca Roja
Provincial de Burgos Blanca Roja
Provincial de Lugo Blanca Amarilla
Provincial de Granada Blanca Verde
Provincial de León Blanca Verde
Provincial de Oviedo Blanca Azul
Provincial de Córdoba Blanca Verde
Provincial de Murcia Blanca Roja
Provincial de Trujillo Blanca Azul
Provincial de Jerez Blanca Roja
Provincial de Carmona Blanca Verde
Provincial de Niebla Blanca Amarillo
Provincial de Écija Blanca Azul
Provincial de Ciudad Rodrigo Blanca Roja
Provincial de Palencia Blanca Verde
Provincial de Logroño Blanca Verde
Provincial de Sigüenza Blanca Amarillo
Provincial de Toro Blanca Azul
Provincial de Soria Blanca Azul
Provincial de Santander Blanca Amarillo
Provincial de Orense Blanca Amarillo
Provincial de Santiago Blanca Roja
Provincial de Pontevedra Blanca Azul
Provincial de Tuy Blanca Roja
Provincial de Betanzos Blanca Verde
Provincial de Antequera Blanca Roja
Provincial de Málaga Blanca Verde
Provincial de Guadix Blanca Amarillo, después Azul
Provincial de Ronda Blanca Amarillo
Provincial de Alpujarra Blanca Roja
Provincial de Bujalance Blanca Amarillo

A.C.M.H. Alabarda (Abril 2004)



|Historia|Modelado|Galería|Guía de Pintura|Formulario Pedidos|